René Comendador Nápoles, un guajiro para recordar.

Mi primo René Comendador Nápoles, el hijo de mi tía Cacha, acaba de fallecer. Un cáncer de hígado descubierto hace solo unos días le llevó la vida en pocas horas. Tristes estamos todos los allegados y los amigos. El Jagual, al norte de Guáimaro, en Camagüey, pierde uno de sus mejores hijos.

Los allegados reconocemos en él al hijo excepcional que no abandonó nunca a su padre, víctima de la ceguera por muchos años, y a su madre, una camagüeyana guerrera que parió 16 hijos, de ellos, tres partos mellizos.

Los amigos de René lo recordarán como alguien muy amigo de sus amigos, desprendido, laborioso, alegre y jaranero.

Lo cierto es que hoy no puedo dejar de evocar los ojos azules de mi tía Cacha Nápoles, su rostro surcado por las arrugas, sus manos callosas que sabían del azadón y de atizar la leña para el fogón que debía alimentar tantos hijos.

Evoco la sonrisa orgullosa de René siempre que hablaba de su amorosa esposa Madolina, una reina en el arte de cocinar y de atender a su familia, y de sus dos hijos varones, serios, respetuosos y bien criados, como decimos los guajiros. Ellos, mi madre, mi tío, todos estamos muy tristes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: