Pueblo Nuevo: cálida comunidad de Guáimaro.

La primera vez que estuve en Pueblo Nuevo tenía unos 7 años y recuerdo muy poco, solo la alegría de mi Tía Santa y mi tío Orlando; habíamos ido por esa zona a conocer la familia de Elda, la novia de mi primo Odel, como era costumbre por aquella época.

Era literalmente un pueblo nuevo, con calles asfaltadas y aceras perfectas, con un centro comercial y toda infraestructura que lleva una comunidad para hacer llevadera la vida de trabajadores de la ganadería y la agricultura.

No volví a Pueblo Nuevo hasta hace unos días, cuando transmitimos el programa de Radio Cadena Agramonte “Vamos a andar”, un recorrido por la geografía camagüeyana transformada al calor del trabajo del Poder Popular.

Evoqué mi niñez y conocí personas amables, majestuosas, sencillas, unos trabajadores de la agricultura, las directoras del círculo infantil y el seminternado primario, la promotora cultural y el instructor de arte, la abuela que recibió un subsidio para la edificación de la vivienda donde cuida a su nieto sordo y ciego, al hombre que vive en la cama desde hace meses y recibe el apoyo de su delegado del Poder Popular también.

Pueblo Nuevo hace otra vez gala de su nombre, la mayor parte de las edificaciones recibió recientemente remodelación y sus calles asfaltadas y sus aceras reciben a orgullosos transeúntes, mientras sus hermosos y coloridos jardines atraen las miradas de los visitantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: