Felicidades maestros

Es un lindo diciembre,  soleado  y cálido como pocos,  es un precioso mes, con días de sueños, planes y regalos, es el mes de los maestros,  es tiempo de agradecimientos y alegrías. Son días de dedicatoria  para muchos. En ellos están Eusebio y María Esther, mis padres, educadores  por más de 50 años,  dueños de geografías y letras ataviando montones de médicos, ingenieros y  nuevos maestros.
Este diciembre es también de evocación, en multitudinaria fila aparecen Rafael María de Mendive  encarnado en su José Martí,  también Félix Varela o José de la Luz y Caballero, todos ellos y muchos más  enaltecen el magisterio  cubano.  Pueden  verse en esa  misma fila nombres de  profesores que  injustamente  no aparecen reconocidos en textos  para la posteridad.
Uno de ellos  es Onésimo Ramos,  “mi maestro”, a quien  mucho le hubiera gustado leer estas líneas  de su alumna-periodista.  Cuando partió aquella mañana,  cansado de tanto enseñar, llevaba,  cuentan los que  le vieron por última vez, una sonrisa de complacencia:  cuántos arados  y surcos empuñados de madrugada para  que  “se cultivaran”  en   leer y escribir  centenares  de guajiros camagüeyanos, incluso  algunos  con necesidades educativas especiales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: